Desde hace ya muchos meses, queríamos afrontar y no podíamos por falta de tiempo, algunas incoherencias gráficas de nuestra identidad visual, sobre todo de inadecuación del logotipo. A medida que Branding Escolar se ha ido haciendo mayor  y ha llegado a más gente por más canales, se ha hecho más necesario detenerse a renovar la identidad gráfica y a fijar los identificadores principales y, coherentemente, los elementos grafícos derivados. El trabajo, gracias a Dios, no disminuye, pero cuando una cosa se tiene que hacer, se hace. Aquí tenéis el resultado.

La incoherencia del logotipo mencionada se refiere específicamente a la conveniencia de que el simbolismo no se adscriba directa y exclusivamente al imaginario escolar. Es una recomendación que hacemos continuamente en asesorías y en los diseños gráficos de identidad que nos han encargado. No podíamos dar mal ejemplo.

En las sucesivas semanas se irá viendo el alcance del rediseño. Se han fijado las tipografías, el estilo gráfico de las maquetas, los colores corporativos, el tono de los contenidos, etc. La cuchara ya no es de madera, pero la cucharilla de postre deberá serlo aún algunos días.