El color es muy importante para la identificación de las marcas. Basta pensar què reperesenta el negro para Guinness y Harley Davidson o el rojo para Ferrari y Vodafone. Pero el color actúa siempre como identificador secundario, ya que no es tan reconocible como un logo o un símbolo. En cambio, tiene, como la tipografía, la virtud de hacerse omnipresente y, por tanto, de aglutinar todos los entornos visuales donde se encuentra la marca: folletos, publicidad, arquitectura efímera, packaging, etc. El color, además, es un elemento importantísimo para apuntalar el estilo de la marca: una marca donde predomina el color naranja transmitirá por fuerza un estilo mucho más dinámico, moderno y juvenil que una marca de color granate.

Este artículo ha pasado a formar parte del libro “Tu escuela, una gran marca”, que podréis adquirir muy pronto en esta misma web.

captura-de-pantalla-2016-10-28-a-les-19-23-59