La elección de un tipo de letra es importante. En primer lugar, porque afecta a la misma finalidad de las letras: que podamos leer los textos. ¿Y qué hace que un texto sea más legible? Básicamente tres cosas: que sus letras no sean muy diferentes de las que estamos acostumbrados a leer, que tengan el tamaño adecuado y que haya suficiente contraste con el fondo y su alrededor. Pero la elección de la tipografía es importante también porque la letra se convierte en un identificador de la marca corporativa.

Reconocemos una marca por su nombre, por su logo, por sus colores, pero también por las tipografías que utiliza. A pesar de no ser de los principales identificadores, no hay duda de que es de los que más cohesiona una identidad, ya que se encuentra en todos los documentos de la entidad. Las tipografías influyen de manera muy sutil en la capacidad de atraer y ser recordada de una identidad gráfica. Algunos consejos básicos con respecto al uso de las tipografías son los siguientes:

 tipografies Si contáis ya con unas tipografías institucionales, utiliza las mismas tal y como está previsto en la guía de estilo. Esto será el mejor. Ya no será necesario que pienses: ha habido alguien que, con criterio, lo ha hecho por ti.

Haces un bien a la escuela siguiendo fielmente el manual de identidad visual (ordinariamente existirá un documento que explique qué tipografía y con qué tamaño y color habrá que utilizar en cada caso). Instálate, por tanto, las fuentes en el ordenador, si no las tienes. Aprende cuando tienes que utilizar negritas, todo mayúsculas, cursivas, etc.

 familia Si eliges tú la tipografía, escoge una sola familia de letras, que sea completa, con los tipos con todos los caracteres. No es necesario cambiar la familia tipográfica para titulares y textos: jugando con los diferentes grosores existentes (combinando la light y la semibold, por ejemplo) se crea suficiente contraste y al mismo tiempo se asegura la coherencia.

Antes de empezar a usarlas, mira que sean unos tipos correctos y legales (hay que recordar que también las fuentes están sujetos a los derechos de autor): te puedes encontrar la sorpresa de que no tengan vocales con acento, signo de euro, etc. cuando cambiar de fuente ya te represente un trabajo importante.

 2tipografies En el caso de elegir dos familias (ya sabes que no te lo aconsejo), que sean bastante diferentes entre ellas. Como en todo lo que afecta al diseño, es necesario que haya suficiente contraste. Puedes elegir, por ejemplo, un tipo serif para titulares y frases destacadas y uno sans serif (de palo recto) para el cuerpo de texto.
 legibilitat Escoge un tipo de letra que sea muy legible. La legibilidad es la finalidad primordial de las fuentes. Los adornos en las letras, por más ligeros que sean, acaban cansando y hacen la lectura pesada. Por otra parte, las letras con la altura de la x mayor son también más legibles, aunque ocupen un poco más de espacio. Las tipografías con serif se leen con dificultad en una pantalla cuando son pequeñas.
 originalitats Originalidades en las letras, las mínimas y sólo fuera de las maquetas habituales. Ahora están muy de moda las letras script, tipografías que imitan la escritura manual. Son un buen recurso para diseños gráficos que quieran llamar la atención (pósters, logos, portadas, etc.), pero nunca para ser utilizadas en textos largos.

Cuando se elige una tipografía, además, hay que contar que, si es muy moderna, después cansará más pronto. No podemos elegir un tipo que tiene fecha de caducidad con pretensión de durabilidad. Un error muy común: pensar que en un entorno escolar las letras manuales, infantiles y redondeadas serán más adecuadas. Es paradigmático el ejemplo de la Comic Sans como elección equivocada.

 kerning No toques los valores por defecto, sobre todo no deformes las letras. Si un texto no cabe en el espacio asignado, no cabe. No te hagas trampas al solitario. Comenzar a variar la separación entre letras o su condensación sólo servirá para dificultar la lectura y ensuciar el diseño. Deja los valores por defecto y acorta el texto escrito, si no te cabeza.
 interliniat En grandes textos cierra más la distancia entre letras y el interlineado. Es la única excepción a lo anterior. En logotipos y en titulares, conviene compactar más las letras y juntar líneas. Pero no lo calcules milimétricamente. Tienes que hacerlo a visu, mirando varias veces el texto, de más cerca y más lejos, hasta que el resultado sea el satisfactorio.
senseriusrius Alinea el texto a la izquierda. ¿Sin justificar? ¡Sí! Esto va contra una tendencia general, lo sé, pero está empríricament demostrado que los textos alineados a la izquierda se leen mejor. De un lado porque facilitan a los ojos el paso de una línea a otra, al ser de largo diferente y, por otro, porque la separación entre palabras -como puede verse en las ilustraciones comparativas- es siempre la misma. El aumento de separación entre palabras es la causa de que se generen los molestos ríos que desvían la vista.

Por tanto, desde el punto de vista de la lectura eficaz, es mucho mejor no justificar. Cuanto más cortas sean las líneas, más conveniente es alinear las a la izquierda.

La tendencia habitual a justificar crea en algunas personas la impresión de texto mal compuesto cuando está alineado a la izquierda. Esto es sólo una falta de hábito y de no haberse dado cuenta de que en la actualidad existen una gran cantidad revistas, dominicales, etc. que alinean los textos a la izquierda.

cursiva Evita las falsas negritas y cursivas. Los programas de tratamiento de textos (Word, por ejemplo) generan automáticamente las negritas duplicando las letras regulares y las cursivas inclinándolas, cuando no dispone de las fuentes completas. Pero estas tipografías no son las correctas y el resultado es más pobre. Comparando la letra “a” con la “a” se puede ver si la cursiva es la correcta.
condensacio No combines letras con diferentes grados de condensación. Las letras condensadas (muy verticales) son útiles para textos cortos. En titulares permiten que quepa más información sin pasar de las dos líneas, que es el máximo aconsejable. Lo mismo sucede en pies de foto, recuadros, etc. Estos tipos no se deben mezclar con tipografías normales, porque se acelera y se frena de forma incómoda el ritmo de lectura.
 negreta Utiliza TODO MAYÚSCULA sólo cuando realmente sea necesario y en textos muy cortos. Las tipografías con mayúsculas destacan sobre las minúsculas. Parece como si se gritara. Pero como todas las letras tienen la misma altura, se hacen más pesadas de leer, cuando los textos superan la veintena de letras. Lo mismo ocurre con las letras en negrita o bold. Destacan dentro de un texto. Pero si escribieramos todo el texto con negritas, nos costaría más de leer, porque el ojo de la letra (el agujero de la o, por ejemplo) es más pequeño. Con la cursiva también sucede algo parecido.
 vidues Evita las líneas viudas y las huérfanas. Una línea viuda es la última línea de un párrafo que va a parar al inicio de la columna siguiente. Es antiestético y dificulta seguir el curso del texto. Y una línea huérfana es la primera línea de un párrafo que queda como última en un bloque. Ambas cosas hay que evitarlas, mediante la provocación de saltos de línea. Se puede hacer que no haya ninguna o al menos dos. Lo mismo ocurre exactamente con las palabras sueltas dentro de una línea. Hay que evitarlas.
Si no tienes que diseñar ningún documento complejo, no es necesario que leas este punto (Te agradezco mucho la paciencia de haber llegado hasta aquí). Cuando elijas los diferentes tipos para una maqueta, comienza por el cuerpo de texto. Que sea una letra muy legible de no menos de 9 puntos. En la maquetación de una revista o de un documento similar, debemos prever diferentes tipos y los elegiremos a partir del cuerpo de texto:

  • los títulos interiores: serán un poco más grandes que los textos, con negrita y quizás con letra de otro color.
  • las frases destacadas: notablemente más grandes que el texto, van dentro de un recuadro o junto al texto con un color diferente.
  • el resumen: en textos largos suele diferenciarse del cuerpo de texto, de manera similar a como lo hace el título interior.
  • los pies de foto: son textos menores o iguales que el cuerpo de texto, pero pueden ir en cursivas o con negritas.
  • etc.

Miquel Rossy