Nadie discute la importancia de las jornadas de puertas abiertas para conseguir alumnos en la época de preinscripción. Aunque algunos dirán, con razón, que son necesarias, pero insuficientes, porque sin un trabajo de captación constante a lo largo del resto del año (mejor si es monotorizado por un CRM), no se alcanzarán objetivos satisfactorios. Sin embargo, no parece que hoy por hoy puedan ser sustituidas completamente por visitas individuales: a algunos padres les resulta más cómodo mantener un cierto anonimato, sobre todo si –como es habitual– tienen previsto visitar varias escuelas más. Se trata todavía de dos trabajos complementarios.

Hay familias que asistirán a las puertas abiertas con un elenco de incógnitas por resolver, incluso apuntarán en una tabla de Excel los datos comparativos entre las escuelas visitadas. Pero la mayoría no lo harán así; partirán de una idea vaga de cuál es su criterio principal de elección (la proximidad, proyecto, tener otros hijos allí…) y, al final, tomarán la decisión quizá con un porqué diferente del que preveían inicialmente. Para esta mayoría de familias, las puertas abiertas serán una enriquecedora experiencia de marca, que les permitirá decidirse por aquel centro que más haya sabido captar su interés.

Del marketing tradicional al relacional

Ordinariamente, las jornadas se basan en el marketing tradicional, centrado en la bondad de algunos de los servicios que ofrece la escuela. Se destacan, no por ser parte del estilo propio del centro, sino como respuesta competitiva a la oferta de la competencia:

  • un nuevo proyecto educativo, más que innovador, innovacionista,
  • recursos tecnológicos muy modernos,
  • nuevas aulas acondicionadas para metodologías didácticas de vanguardia,
  • más horas de inglés oral en cursos tempranos,
  • permanencia en el colegio después de las horas lectivas,
  • etc.

Un etcétera que se irá modificando a medida que cambie el contexto, con una escalada interminable, porque lógicamente el resto de escuelas también aplican lo que funciona. [+]

SEGUIR LEYÉNDOLO EN EDUCAWEB*